El deseo de mi hermana

Para vacaciones de verano habían llegado a mi casa mi hermana mayor y su marido. Ella era dos años mayor que yo y él, su esposo un chico guapo y muy simpático: Se habían casado hace poco tiempo y aún vivían una eterna Luna de Miel. Elisa,mi hermana mayor se sentía feliz de estar nuevamente en casa y Manuel, su marido, estaba encantado de encontrarse en el cálido ambiente de nuestra familia. Elisa y Manuel ocuparon la habitación contigua a la mia, ellos llegaban muy tarde por la noche y casi nunca los sentía llegar a su habitación. Les encantaba pasear todo el día, hasta muy entrada la noche.

Sin embargo, en aquella oportunidad, llegaron más temprano que de costumbre y fueron rápidamente a su habitación para meterse en la cama.Yo aún despierta, continué leyendo un libro, que por cierto, ya me había aburrido lo suficiente. Creí que había llegado la hora de dormir y apagando la luz de mi cuarto me dispuse a descansar.

No pasaron dos minutos cuando sentí extraños ruidos desde el cuarto de mi hermana, eran suaves suspiros y leves gemidos que se repetían constantemente y con diversa intensidad. Oh, me dije para mi misma; es seguramente mi hermanita que estará haciendo el amor. Aunque mi corazón latió con más fuerza, intenté no darle importancia a los ruidos eróticos y calientes de mi hermana. Luego éstos cesaron, a mi pesar, ya que morbosamente estaba disfrutando de ellos.Al cesar los gemidos de Elisa, comenzaron los de mi cuñado, y eso si que me hizo despertar y aceleró mi respiración.Oh, eso si era muy caliente para mi: Imaginar que hacía mi hermana a mi cuñado para que éste gozara de tal manera. No pude impedir que mis dedos buscaran y tocaran mi sexo que ya se encontraba latiendo al compás de mi cresciente excitación. Mis deditos confirmaron lo anterior y sentí la tibia humedad de mi calentura.

Intenté controlarme, de otra manera, serían mis gemidos y suspiros los próximos que se escucharían en nuestra casa.De pronto, el silencio total, mis ojos se abrieron y solo vi la penunbra del techo de mi cuarto. ¿Silencio? ¿qué pudo haber pasado? ¿por qué ya no escucho más ruidos eróticos? Me dí cuenta que lo estaba disfrutando, por eso lamenté ya no poder sentir más sonidos. Sin embargo, y por sorpresa, de pronto, un gemido largo, extenso, caliente, mezcla de placer y dolor. Era mi hermana y asumo que habí sido el gemido de la penetración.Pensar y sentir eso hizo estallar mi excitación. La cama matrimonial ahora crujía con regularidad…Que follada le estaban dando a mi hermanita, imaginarme como era follada por mi cuñado, aceleraban mis dedos y ya me masturbaba como una adolescente desesperada. Sentí correrse a Elisa por lo menos dos veces, su placer llegó hasta mi a través de una erótica y extraña comunicación. Lo cierto es que sus orgasmos desataron el mio..Y así mis dedos y fricciones me dieron un delicioso climax del cual disfruté hasta el último instante. Agotadisima y con la mente aún girando por el inmenso placer, pude sentir la corrida de mi cuñado… creo que él también gozó en grande, así lo pude sentir según sus gemidos de extasis.Pero ya estaba demasiado agotada para más pajitas, de manera que me dormí plácidamente hasta la mañana siguiente.

El día era espléndido y también mi hermana y su esposo lucían esplendorosos sin embargo, en cierto momento mi hermana se acercó a mi y me preguntó en voz baja:

-¿Hermanita, has sentido nuestros ruidos eróticos mientras hacíamos el amor Manuel y yo?

-Claro que no,dije yo mintiendo descaradamente. A lo que Elisa contestó:

-Pues entonces eres un chica traviesa y mentirosa..pues nosotros hemos escuchado tus gemidos de placer mientras te masturbabas. Oh, me morí de verguenza y solo deseaba que la tierra me tragara.

Juré nunca más poner oidos a folladas de cuartos vecinos. Pero mi promesa duró muy poco, pues cada noche que me acostaba en mi cama, me quedaba despierta esperando la llegada de los excitantes sonidos del amor.

Dos noches pasaron y nada, mas a la tercera noche, los sublimes suspiros y gemidos calientes llegaron nuevamente a mis oidos. Me dispuse a disfrutar intensamente cada suspiro y cada gemido de amor, mis dedos sobre mis bragas manipularon mi placer al compás de la nueva follada nocturna que mi hermanita gozaba, la sentí correrse a ella y también sentí con claridad el momento del sublime placer de mi cuñado.Luego el silencio profundo…esperé unos instantes para comenzar a masturbarme en mi caliente soledad. Cerré mis ojos y me entregué a mi creciente placer personal. Sin embargo, mis ojos se abrieron aterrorizados al sentir en la oscuridad, una mano tibia que cerraba mi boca para evitar que gritara.

“Quiero que estés muy tranquila y no grites..solo cálmate y sacaré mi mano de tu boca”

Por cierto era la voz de mi cuñado que me ordenaba lo anterior; pude apreciar que estaba desnudo y sentado en mi cama al lado mio. Me calmé relativamente pero él no liberó mi boca.

“De manera que eres una chica caliente que goza con sus pajitas nocturnas mientras escuchas las folladas de su hermana” Dijo Manuel.

Enseguida llevó su mano libre a mis bragas,las cuales tocó con gran placer al sentirlas muy húmedas.. acarició mi vello púbico y sus dedos prontamente jugaron en la entrada de mi vagina amenazandola con penetrarla. En ese instante su otra mano soltó mi boca solo para abrir mi camisón de dormir y poder apreciar mis senos y mis pezones los cuales comenzó a acariciar y a apretar con la fuerza que le daba su excitación. Ya estando más libre, pude apreciar su desnudez y su verga erecta, la misma que pocos minutos atrás, habia follado a mi hermana.

“Elisa tiene razón, eres una chica deliciosa y muy morbosa, mira tus braguitas como están mojadas de deseo, mira como tiemblas de pasión.Ahora bajaré tus bragas y te haré una pajita que recordaras por mucho tiempo, oh si, que coño más encantador y juvenil,que tetitas más bellas y eróticas. Pero mientras yo te masturbo, tu tocarás mi polla con tu mano y me darás mucho placer y consuelo.”

Mi cuñado se acomodó de manera tal que mi mano pudiera tocar su polla mientras yo era masturbada. Ambos nos estremecimos cuando yo toqué y apreté su verga dura y húmeda.Con mi mano palpé toda la dimensión de esa verga esplendida y varonil,mis dedos se lubricaron con su propia humedad y creí que él enloquecería cuando mis caricias llegaron a la cabeza de su polla.Mi cuñado muy excitado por mis caricias, me tomó del cuello y comenzó a besarme intensamente mientras sus dedos ya me daban una cresciente, caliente y placentera masturbación.

Mi clítoris, estimulado intensamente por Manuel, no tardó en darme un orgasmo memorable que me dejó casi sin respiración.Por mi parte, creo que mi trabajo en su polla era lo suficientemente bueno ya que mi mano se había mojado notablemente con los tibios líquidos del amor.Ambos descansamos por unos instantes y entonces Manuel dijo:

“Bueno, ahora dame tu segunda pajita y no dejes de masturbar mi verga como lo has hecho hasta ahora.”

Nuevamente sus dedos fueron en búsqueda de mi sexo como mi mano fue a masturbar con mayor fuerza su erecta y durisima polla.Como al principio, mi clítoris comenzó a darme diversos tipos de placer, de mayor o menor intensidad, poderosos impulsos que me hacían enloquecer. Sin embargo, en esta oportunidad, Manuel se corrió primero y aunque no pude ver bien, si pude sentir como su semen salió disparado con violencia e hizo suaves ruidos al caer sobre la almohada o las sábanas. Tal vez algo cayó muy cerca de mi por que pude sentir su olor sexual y cálido. Fue eso lo que apuró mi orgasmo y en breve tiempo, mi segunda corrida llegó anunciando los placeres que mi cuñado había forjado con tanta pasión.

Cuando ya hube recuperado mi respiración, mi cuñado se despidió amorosamente de mi, y me preguntó si me había gustado el deseo de mi hermana.

Entonces le pregunté: ¿Cual fue el deseo de Elisa? a lo que Manuel contestó: Dale a esa chica mentirosa y caliente la mejor de sus pajas esta noche. Ese fue el deseo de tu hermana.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s